Forum

Alimentación, energía, contaminación: Soluciones para el mundo del 2040 Tertulia.

Reunión : Antoine Frérot / Angel Gurría / Bernard Sananès

Crecimiento demográfico, urbanización galopante, cambio climático, creciente escasez de recursos, explosión de la demanda energética y alimentaria, mayor contaminación,... La proyección en el mundo de 2040 puede parecer preocupante. Sin duda, los desafíos son enormes, pero ya existen algunas soluciones y también se crearán soluciones nuevas, que suscitarán esperanza y optimismo.

> Alimentar 9,000 millones de personas, responder a la creciente demanda energética, luchar contra la contaminación del aire, del agua y del suelo. ¿Por qué identifica estos tres desafíos como prioritarios para el 2040?

Angel Gurría : Los desafíos que cita, de seguridad alimentaria, seguridad energética y disminución de la exposición a los riesgos de la contaminación, contribuyen al crecimiento sostenible e inclusivo que promueve la OCDE. Fracasar en uno de estos desafíos supondría poner en tela de juicio la capacidad de la comunidad internacional de cumplir los objetivos para el desarrollo sostenible que se fijaron para el 2030. Sin embargo, la capacidad de respuesta no es ni mucho menos la misma en los diferentes países ni dentro de un mismo territorio. No cumplir uno de estos objetivos podría poner en peligro otros equilibrios. Me refiero, por ejemplo, al aumento de las desigualdades y al flujo de inmigrantes.

Antoine Frérot, Presidente-director general de Veolia

Antoine Frérot, Président-directeur général de Veolia

Antoine Frérot : Estos tres desafíos se sitúan en el centro de nuestras preocupaciones, porque identifican elementos económicos y sociales claves de las próximas décadas, que afectan a todos los países. La explosión demográfica, la urbanización galopante, la creciente escasez de recursos y su impacto en la cadena alimentaria y energética, y en los ecosistemas, son aspectos que están estrechamente ligados a las problemáticas de gestión del agua, de la energía y de los residuos. Como referencia mundial en gestión optimizada de los recursos, Veolia es un actor clave para aportar soluciones concretas frente a estos desafíos.

“Como referencia mundial en gestión optimizada de los recursos, Veolia es un actor clave para aportar soluciones concretas frente a estos desafíos” Antoine Frérot

Bernard Sananès : El estudio que Elabe realizó para Veolia a finales del 2017 traduce esta sensación de emergencia. En los cinco continentes la mayoría de encuestados considera que es necesario actuar rápidamente para afrontar estos desafíos ecológicos, energéticos y alimentarios. Se han identificado cinco retos prioritarios:

  • el desarrollo de las energías renovables en las fuentes de energía utilizadas para cubrir las necesidades del país,
  • la calidad del aire,
  • el acceso a una alimentación de buena calidad para la salud,
  • el acceso a la alimentación en cantidad suficiente para cubrir las necesidades de cada persona,
  • la calidad del agua.
Forum

> ¿En qué medida son interdependientes estos tres desafíos?

A. F. : Necesitamos agua para producir energía y para desarrollar la agricultura, y necesitamos energía para tratar el agua y producir alimentos. También necesitamos suelos sanos y disponibles para la agricultura, que, a su vez, aportarán biocarburantes, energía. Solo un actor como Veolia, que sabe dirigir de manera combinada la gestión del agua, de la energía y de los residuos, puede aportar soluciones eficaces para responder a estos tres desafíos. Es necesario crear círculos virtuosos entre los actores de un mismo territorio (colectividades, industrias, ciudadanos) en los que los residuos de unos se conviertan en los recursos de otros. Por este motivo es crucial acelerar la transición hacia un modelo económico más circular.

A. G. : Sin duda, existen tensiones entre los diferentes desafíos. Los esfuerzos realizados para cumplir uno de estos objetivos no deben crear dificultades suplementarias para cumplir el resto de objetivos. Por ejemplo, si para lograr la seguridad energética se aumentan las emisiones de carbono, el cambio climático se aceleraría, en detrimento de la seguridad alimentaria. Paralelamente, el acceso a un determinado nivel de seguridad alimentaria no debe traducirse en una intensificación no controlada de la contaminación del suelo o del agua.
 

Angel Gurría, Secretario General de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos)

Angel Gurría

“Las empresas privadas deben colaborar con los gobiernos para abordar estos desafíos, junto a la sociedad civil.” Angel Gurría

> ¿Qué elementos nos permitirán afrontar estos desafíos?

A. G. : De hecho, las tensiones implican respuestas coordinadas, las respuestas en el ámbito nacional son esenciales, pero no suficientes. El multilateralismo es una parte de la solución. Los intercambios internacionales pueden contribuir a la seguridad alimentaria disminuyendo las presiones sobre los recursos en los países con poca tierra cultivable o con escasez de agua; las inversiones internacionales son necesarias para destinar los recursos financieros allí donde tengan mayor impacto; la difusión de la innovación también es beneficiosa a nivel mundial, siempre que se protejan los intereses de los inventores.

B. S. : La opinión pública tiene fe en nuestra capacidad colectiva de mejorar el mundo de mañana, más allá de las situaciones nacionales y las divergencias culturales. En concreto, los elementos motores que más se repiten entre las 14,000 personas encuestadas son la creatividad, fuente de innovación tecnológica, y la evolución de los comportamientos. Seguidamente, encontramos la financiación y la reglamentación.

A. F. : La innovación, la creatividad y el sentido de la responsabilidad colectiva, que forman parte del ADN de Veolia, son cualidades esenciales para imaginar las nuevas soluciones que el mundo necesita. No basta con cambiar de escala, tenemos que cambiar de perspectiva. Debemos dirigir nuestras miradas y energía hacia nuevos caminos, explorar lo que es posible, y desafiar los límites de lo que no lo es. Continuaremos ampliando y extendiendo nuestros métodos tradicionales, y a la vez debemos imaginar nuevas formas, y explorar otros territorios. Para lograrlo, nuestra cultura histórica de integrador será decisiva, puesto que permitirá reunir todas las ideas y conocimientos necesarios para inventar soluciones más eficaces y más innovadoras.

Bernard Sananès, Presidente fundador del Instituto Demoscópico Elabe

Bernard Sananès

> ¿Qué soluciones concretas se podrían desarrollar para afrontar los desafíos de alimentación, energía y contaminación?

A. G. : En el ámbito nacional las estrategias de crecimiento sostenible e inclusivo van por buen camino. En este punto, Europa y la Comisión Europea toman la iniciativa: combinan una forma de austeridad en energía y carbono, una política agrícola común que incita a prácticas agrarias más respetuosas con el medio ambiente, y una directiva marco que promueve un mejor estado ecológico de los recursos hídricos. Los países que se inscriben voluntariamente en los proyectos internacionales sobre el clima, el comercio justo de productos alimentarios y la difusión de tecnologías limpias son pioneros. Deseo que el conjunto de la comunidad internacional siga su ejemplo. Cuanto antes, mejor.

A. F. : En Veolia disponemos de muchas soluciones y nos esforzamos a diario para inventar nuevas. A modo de ejemplo, en el campo de la alimentación, transformamos los biorresiduos en abonos orgánicos, reciclamos el agua residual para regar los cultivos. En Malasia y en Francia, trabajamos en proyectos piloto para producir proteínas animales a partir de larvas de insectos alimentados con biorresiduos. En materia de energía, acompañamos a nuestros clientes desde hace mucho tiempo en su transición energética, mediante soluciones de eficiencia energética o de recuperación del calor perdido, entre otras. También, dirigimos ensayos en el ámbito de la captación y el reciclaje del CO2. Para luchar contra la contaminación, estamos desarrollando sistemas que permitan erradicar los residuos de medicamentos en las aguas residuales. También, probamos soluciones prometedoras para mejorar la calidad del aire en el interior de los edificios, por ejemplo.

Forum

> ¿Cuáles serán los principales obstáculos que se deben superar para el despliegue a gran escala de estas soluciones?

A. F. : Para afrontar los desafíos del futuro es necesario movilizar todos los actores, en todos los niveles. Más allá de las acciones concretas que empresas como Veolia pueden diseñar e implementar, el compromiso de los poderes públicos será decisivo para permitir su despliegue a gran escala. En el campo de la calidad del aire, por ejemplo, todo está por hacer; primero, se tendrá que implementar una gestión clara y adaptada y luego, adoptar reglamentaciones eficaces, acompañadas de acciones de sensibilización de los ciudadanos. Al día de hoy Veolia está probando una nueva generación de captadores y de equipamientos que permiten una gestión dinámica de la calidad del aire en el interior de los edificios. Queremos estar listos cuando salgan las reglamentaciones.

B. S. : Los ciudadanos del mundo se muestran escépticos sobre la capacidad de sus países de generalizar algunas soluciones en los próximos veinte años. La mayoría creen en la generalización de la producción de energías renovables, del reciclaje de todos los residuos para recuperar todas las materias, de la transformación de los residuos orgánicos en abono y el saneamiento de las aguas residuales. En cambio, se muestran más escépticos en cuanto a la capacidad de sus países de generalizar la agricultura urbana, el uso de larvas de insectos como base alimentaria para los animales de granja o la captación del CO2 en la atmósfera para almacenarlo o reutilizarlo. Las empresas y los actores públicos tienen el deber de demostrar la viabilidad, la utilidad y la eficiencia.

A. G. : Algunas voces proponen que las empresas privadas sustituyan a los gobiernos. Yo, personalmente, no comparto esta opinión. Creo que las empresas privadas deben colaborar con los gobiernos para abordar estos desafíos, junto a la sociedad civil. Las empresas privadas encontrarán en las políticas públicas motivaciones para contribuir a resolver los desafíos que hemos citado antes. Su capacidad para innovar, desarrollarse, y en algunos casos invertir, son canales importantes de la acción pública. Esta colaboración funcionará mejor si las empresas se mueven por un bien común y es una convicción que compartimos con Antoine Frérot. Esta evolución está en el origen de reformas importantes, en Francia y en varios países de la OCDE, sobre el estatus de la empresa y su gobernanza. Estas reformas, aunque parezcan desconectadas de los temas de los que hablamos, también forman parte de la solución.

Consulte la totalidad del contenido del dossier del mes