Cabo Sicié : Arrecifes artificiales para enriquecer el ecosistema marino

El proyecto Remora* tiene como objetivo ayudar a la biodiversidad marina a volver a implantarse en las zonas donde había desaparecido por la contaminación. Se trata de una operación piloto de reconquista ecológica muy prometedora.
Información básica
Incidencia
Conseguir la reconquista ecológica de las zonas que antes estaban contaminadas.
Objetivo
Recuperar la fauna y la flora en las zonas donde la vida había desaparecido como consecuencia de la contaminación.
La respuesta de Veolia
Sumergir arrecifes artificiales para que sirvan de hábitat, despensa y zona de crecimiento para los peces jóvenes.
Published in the dossier of Diciembre 2017

Reconquista ecológica

El proyecto Remora consistió en sumergir, en abril de 2015, dos arrecifes artificiales idénticos de 360 m3, a 15 metros de profundidad en las aguas de Toulon. Compuestos cada uno por 18 módulos de formas variadas (seto, tipi y rollo), los arrecifes se dispusieron de forma que se pudiera evaluar la viabilidad técnica y operativa de una acción de restauración. El primero se sitúa bajo la influencia de los 60.000 m3 de aguas residuales tratadas, ricas en materia orgánica y nutrientes para la fauna, vertidas a diario por la estación Amphitria; el segundo, lejos de las corrientes, se encuentra en el cabo Vieux. El objetivo: comparar la acción de cada arrecife respecto al regreso y desarrollo de la fauna y la flora. A día de hoy Remora ha entrado en una fase activa de seguimiento científico de cinco años.
Desde la primavera del 2016 los primeros resultados científicos son positivos: el hábitat mejora. Los diferentes módulos parecen tener un papel de atracción para numerosos peces, crustáceos, equinodermos (estrellas de mar, erizos de mar, pepinos de mar, etc.). Algunas especies pioneras de algas, como el coralígeno, que pueden superar los 10 centímetros en algunos puntos, inician una colonización en las fibras sintéticas. El programa también amplía su misión de evaluación en el entorno de estos dos arrecifes. En particular, la pradera de posidonia vecina, un ecosistema precioso, entre otros, por su capacidad de captar y almacenar el carbono en los sedimentos submarinos.
Este proyecto colaborativo, dirigido por el polo Mer-Méditerranée y cofinanciado por la Agencia del agua Rhône-Méditerranée-Corse y la Fundación Veolia, también cuenta con las competencias de profesionales del medio marino y del tratamiento del agua: el diseñador de arrecifes artificiales DBS, la oficina de estudios medioambientales marinos ERAMM, el Instituto Oceanográfico Paul Ricard (IOPR), una empresa local de obras marítimas (IXSurvey) y Veolia, que gestiona la estación Amphitria.

A veces la naturaleza necesita que le echemos una mano, especialmente cuando ha sido dañada por la acción humana. Ayudar a la biodiversidad a recuperar sus derechos: este es el objetivo del proyecto Remora lanzado el 2011 por varios colaboradores, entre ellos, la Fundación Veolia, la Agencia del agua Rhône-Méditerranée-Corse y el Instituto oceanográfico Paul Ricard (IOPR). Los primeros resultados son muy positivos. Desde 1990 la calidad del agua del litoral ha mejorado muchísimo. En esta época las aguas residuales de la ciudad se vertían directamente al mar, con consecuencias medioambientales nefastas. La implementación de un sistema de saneamiento ha permitido limitar considerablemente estas contaminaciones y restaurar una calidad del agua muy satisfactoria. Ahora bien, al destruir el medio marino, desparecieron algas, peces y crustáceos. De aquí surge la idea de recrear un hábitat propicio para la reaparición de la biodiversidad.

Arrecifes artificiales

El lugar escogido es el cabo Sicié, en la bahía de Toulon (Var). Esta zona se beneficia de agua de muy buena calidad graciasa la planta de saneamiento Amphitria que gestiona Veolia. En abril de 2015 se instalaron dos arrecifes artificiales a 15 metros de profundidad, uno cerca del punto de vertido del agua tratada y el otro un poco más lejos, para así poder comparar su evolución. Estas estructuras ligeras y fáciles de sumergir están formadas de juncos de fibra de vidrio y resina epoxi fijados a bloques de hormigón. Estos arrecifes son el hábitat, la despensa e incluso la guardería de diferentes especies.
Dos años después, los resultados superan las expectativas.

“Estamos gratamente sorprendidos por la reacción del ecosistema marino. Hemos observado ciclos de vida y algunos animales (calamares, sepias, crustáceos y peces) se reproducen en estos arrecifes”, comenta Pierre Boissery, encargado de Mar y litoral mediterráneo en la Agencia del agua Rhône-Méditerranée-Corse. “Esto confirma que la calidad del agua ya no es un obstáculo para que vuelva la biodiversidad.”

Restauración en cuatro fases

El IOPR, colaborador clave

El proyecto Remora se inscribe en la misión histórica del instituto oceanográfico Paul Ricard: conocer y proteger el mar. El IOPR primero luchó para mejorar la calidad del agua. “Hace cuarenta años no había depuradora, las aguas brutas se vertían directamente en el mar”, recuerda Patricia Ricard, su presidenta. Tras ganar esta batalla, el IOPR emprendió el reto de recuperar la biodiversidad vía el proyecto Remora. “Hemos aportado nuestras competencias en biología, nuestros conocimientos de la naturaleza y los hábitats marinos. La Fundación Veolia es la impulsora del proyecto, que ha ayudado a financiar junto a la Agencia del agua Rhône-Méditerranée-Corse. Es un gran trabajo interdisciplinar que asocia competencias en microbiología, biología marina, ingeniería y química.” Los resultados son visibles para todos. En Port-Cros, por ejemplo, el 1963 solo quedaban 4 meros. Hoy ya hay 700 ejemplares. “El perjuicio ambiental no es definitivo, es posible repararlo.”, se felicita Patricia Ricard.

La experiencia se puede repetir, siempre que se respeten correctamente las cuatro fases necesarias para su éxito. Primero, poner en reserva espacios destacados, donde se conserve la biodiversidad; seguidamente, mejorar el saneamiento para restablecer la calidad de las aguas vertidas; luego implementar una gestión integrada, en la que cada parte trabaje para limitar los impactos en el medio marino: hoteles, servicios técnicos, aficionados a la navegación, agricultores,... Solo después de llevar a cabo estas acciones se podrá iniciar la restauración ecológica de los medios marinos. “El mar es agradecido, se recupera si le ayudamos”, indica Patricia Ricard, presidenta del IOPR (ver más abajo).

El proyecto Remora ya es un éxito, ¡y solo es el principio! Veolia se ha adjudicado una licitación para una restauración ecológica a gran escala, cerca de Cassis, en Bocas del Ródano.

“Las tecnologías serán diferentes, pero la base es la misma: recrear un hábitat para favorecer la repoblación de zonas que antes estaban contaminadas”, indica Emmanuel Plessis, director Desarrollo de Veolia en Provence. “Pasamos de una fase de I+D a su duplicación a gran escala, implicando a los pescadores.”

En general, el Grupo propondrá en el mundo entero completar sus proyectos de saneamiento con una oferta de restauración ecológica.

“En Europa la ley de 8 de agosto de 2016 para la reconquista de la biodiversidad nos ofrece mucho potencial”, concluye Emmanuel Plessis.

EL SEGUIMIENTO CIENTÍFICO DE REMORA EN CIFRAS

5 años de inmersión de los 2 arrecifes artificiales
2 campañas/año: después del invierno, para la resistencia y mantenimiento de los materiales. En primavera y otoño, para el seguimiento de la biomasa y los peces.

Primeros resultados de las campañas 2015 y 2016:

  • a calidad del agua ya no es un factor que impida la recuperación de las funciones ecológicas;
  • en un entorno arenoso en el que la posidonia ha desaparecido, se observa una recuperación del crecimiento de fauna y flora específicas de las especies de costa, en la zona de los arrecifes artificiales.

 

Para más información:
> www.fondation.veolia.com/en [en]
> Reconquête d’un milieu dégradé [fr]
> www.polemermediterranee.com/Le- Pole-Mer-Mediterranee/Actualites/News/ Essai-pilote-de-restauration-ecologiqueen- milieu-marin-cotier-degrade-tel-est-lobjectif- du-projet-Remora [fr]