Verde contra desierto

Published in the dossier of Diciembre 2017

Situado junto al Sáhara, el Sahel es un entorno frágil. Bajo el efecto de la sequía y de la degradación del medio natural, este entorno rural muy pobre hace años que cede terreno a la desertificación, y cobra vida gracias a la Gran Muralla Verde. Este amplio programa de regeneración forestal es una iniciativa de once Estados africanos y se quiere desplegar en más de 7.600 km, como un inmenso mosaico arbustivo que une Dakar y Djibutí.
Un «proyecto loco» pero suficientemente sensato para que los investigadores del OHMI Téssékéré*, acompañados por la fundación Veolia, lo estudien de cerca. En el Norte de Senegal, zona piloto donde el 2008 comenzaron las plantaciones, botánicos, antropólogos, geógrafos y médicos analizan los impactos de la reforestación en el medio ambiente, la economía local y la salud. Poco a poco, los esfuerzos para repoblar la estepa senegalesa contribuyen a mejorar la vida de las comunidades de los peuls. Arnaud Späni plasma este momento mágico en sus imágenes: la esperanza renace, en la sombra de las acacias y los datileros del desierto.

Bio

Nacido en Bangui (República Centroafricana), Arnaud Späni creció en el continente africano. Una experiencia vital que le aportó las ganas de viajar y el compromiso. Después de una trayectoria en ayuda internacional y la implementación de centrales hidroeléctricas en el mundo, se aventuró en la fotografía editorial. Trotamundos sin límites, su objetivo enfoca tanto la preservación del entorno como la historia aeronáutica, pasando por la valorización de las tierras y las culturas.

detrás de la cámara

Arnaud Späni es un observador discreto, atento a los detalles y defensor de la autenticidad. Siempre acompañado de su fiel máquina de fotos, consigue que sus reportajes plasmen sus convicciones. Especialmente los de África, territorio que conoce en profundidad. Con la misión de realizar una obra dedicada a la Gran Muralla Verde, el fotógrafo sigue las primicias de este proyecto único en Senegal. He tenido que hacer más de un viaje a la zona de Ferlo para captar el ritmo lento de las campañas de plantación, desde la preparación de las semillas hasta la siembra, en la estación de las lluvias.

“He tenido la gran suerte de seguir de cerca las investigaciones científicas y las actividades del ejército senegalés, encargado de proteger las parcelas plantadas’. indica Arnaud.

Para él también supuso la oportunidad de seguir la vida de la etnia peul, estos ganaderos que viven en el Sahel y del que se siente cercano.

“Me interesé en la organización social y familiar de estas comunidades y en las estructuras jerárquicas en sus pueblos. Conocer un poco su idioma me ha abierto muchas puertas.”

Arnaud ha dibujado una visión íntima del estilo de vida pastoral de estas tribus. Sus imágenes también plasman la vitalidad insospechada de este entorno. En un terreno semiárido, según Arnaud “ a menudo basta con un poco de agua y un poco de sombra para que la naturaleza recupere sus derechos”.

* Un observatorio hombre-entorno es una estructura interdisciplinar centrada en el estudio de los efectos de una acción antrópica importante en el medio ambiente. El OHMI (I de Internacional) Téssékéré está dirigido conjuntamente por el CNRS y la Universidad de Dakar, en sinergia con la Agencia nacional senegalesa de la Gran Muralla Verde.