Haciendo camino…

Haciendo camino…

Entrevista cruzada de Guillaume André, Quentin Didierjean y Thélonious Goupil

Concebir un proyecto en equipo requiere inteligencia, tacto, apertura de mente y compromiso. Pero también exige organización y método, si queremos obtener un resultado realista y exitoso. Cada uno a su manera, los tres jóvenes graduados de la École nationale supérieure de création industrielle nos relatan y desvelan los entresijos de su colaboración inédita con Veolia. Entrevista a tres.

El punto de partida es una pregunta planteada por Veolia: ¿Qué soluciones deberían desarrollarse en los próximos veinte años para atender al incremento exponencial de la demanda de alimentos y energía y combatir la contaminación?

Quentin Didierjean

Quentin

“Mi relación con Veolia ha sido más interesante al poder ver cómo actúa una gran empresa con respecto al medio ambiente, con sus obligaciones de rentabilidad y sus necesidades de desarrollo.”

 

« «Veolia nos hizo salir de la zona de confort», explica Quentin. “Teníamos que ser capaces de diseñar un proyecto argumentado y comunicativo, tanto en términos de contenido como en términos de imagen. En nuestra profesión es poco común enfrentarse a un proyecto tan global como el de «pensar en la sociedad». Era, pues, muy importante para mí ponernos de acuerdo en elementos suficientemente densos y detallados. De aquí surgen debates y discusiones absolutamente enriquecedores.»»

A partir de este primer punto fuimos desarrollando ideas respetando un pliego de condiciones preciso y elaborando una visión común.

pliego de condiciones preciso y elaborando una visión común. “La voluntad de trabajar juntos, de colaborar en torno a una misma visión, surgió espontáneamente”, señala Guillaume. “Lo convertimos en una cuestión primordial. Y la base de esta visión compartida fue una selección iconográfica ambiciosa y rigurosa.

Fue entonces que entramos en contacto con diversos expertos de Veolia.

Thélonious Goupil

Thelonious

“Con competencias equivalentes, he tenido que aceptar las visiones diferentes de mis compañeros. Aquí radica la dificultad y, a la vez, la riqueza de un proyecto sometido a una tensión y una dinámica apasionantes.”

“Fuimos seleccionados por nuestra visión personal sobre la materia, pero la vasta experiencia que encontramos en el seno del Grupo, y la cantidad de proyectos pilotos en curso, nos han nutrido de un modo increíble», añade Quentin. “Gracias a los vínculos que se tejieron en los encuentros y la riqueza de los debates, pudimos elaborar un escenario muy bien bastido. Quedaba por imaginar los dispositivos tangibles e ilustrables.”

No es negativo tener muchos futuros! Pero entre los escenarios ansiógenos y los escenarios exageradamente idílicos, los tres se decantaron por la visión de un mañana plausible, por imperativos del medio plazo, realista y moderada. Y especialmente optimista.

“Nuestra ciudad propone gradaciones según la forma en que la miramos, y nos pide nuestra intervención a todos los niveles, desde el centro urbano hasta la periferia, llegando hasta el último cinturón”, explica Guillaume. “Queríamos mostrar que las soluciones son plurales, así que decidimos hacer fotos con un aparato de gran formato. Su principal interés es poder desarrollar las impresiones expuestas, en las que nosotros hemos integrado progresivamente objetos dibujados. Como si durante los veinte años que nos faltan para llegar al 2040 hubiésemos continuado creando cosas.”

Guillaume André

Guillaume

“Estaba acostumbrado a trabajar con equipos pluridisciplinarios, al menos con diseñadores, con competencias similares. Lo apasionante de este proyecto es que juntos hemos llegado a proponer el futuro que deseamos.”

“El trabajo con Maxime Delvaux, fotógrafo de arquitectura, ha sido muy enriquecedor”, explica Thélonious con entusiasmo. “Con un bagaje repleto de experiencia, pronto se forja una visión propia de nuestra experiencia y, de forma natural, pasa a ser un miembro más del equipo. La inteligencia y la fuerza de su punto de vista, a medio camino entre la estética y nuestra búsqueda del mejor paisaje posible, han sido muy valiosas. A medida que solicitábamos nuevos servicios, como la integración 3D, recibíamos nuevas contribuciones. Todo el mundo tiene ideas sobre las ciudades del futuro. Es muy estimulante disponer del espacio, el tiempo y el confort necesarios para reflexionar sobre ello”, concluye.

Gracias a esta colaboración, sus perspectivas de futuro crecen y se modifican sutilmente. Sin duda, esta reflexión acompañará a nuestros tres diseñadores a lo largo de su carrera. El hecho de trabajar con Veolia y colaborar con profesionales a veces con más de treinta años en el oficio, Guillaume, Quentin y Thélonious han enriquecido su experiencia, han aprendido a trasladar sus ideas en diferentes ámbitos profesionales. De hecho, el día de mañana, ingenieros y diseñadores deberán trabajar juntos en cuestiones de proyección.

BIO

Guillaume André, el dominio del objeto
A lo largo de siete años de estudio, ha explorado el diseño en todas sus facetas para llegar a una visión global. Sus stages sucesivos en la agencia NoDesign y el Comisariado de la Energía Atómica y las Energías Alternativas (CEA), además de su experiencia posterior en el Centro Michel Serres, le han llevado a especializarse en innovación, investigación y nuevas tecnologías. Se centra especialmente en los métodos de fabricación y las cuestiones sociales y medioambientales. Su especialidad: comprender los objetos de uso diario y repararlos. Portadores de historia, estos objetos estimulan la exploración y la reapropiación mediante la manipulación.
Graduado por la ENSCI en julio del 2017

Quentin Didierjean, bioinspirado
Tras una exploración profunda de diversos universos– ebanistería en la carpintería Robert Gondoin; realidad aumentada en Levels3D, diseño de producto y escenografía en el estudio Constance Guisset–, Quentin se interesa por el ecodiseño. Por su titulación, imagina toda una parafernalia de accesorios, equipos y recetas para producir por sí mismo objetos, partiendo de los materiales biodegradables del día a día. Su memoria Disparition controlée describe el concepto y los usos de la bioinspiración para una práctica del diseño sostenible.
Graduado por la ENSCI en julio del 2017

Thélonious Goupil, elogio al objeto ordinario
Tras finalizar sus estudios, pasa seis meses en Ransmeier Inc., en Nueva York. Más tarde, trabaja un año en la agencia de Jasper Morrison, en París. Ambas experiencias profesionales refuerzan su sensibilidad por el diseño industrial y la comprensión de los objetos ordinarios. En julio del 2016, su proyecto Seaside Bench fue merecedor del premio otorgado por el jurado de la Design Parade de Hyères-Toulon. A raíz del reconocimiento obtenido, consigue una residencia de un año en Noailles, Francia. Durante la estancia desarrolla proyectos personales en colaboración con empresas locales. Diseñador autónomo desde julio del 2017, Thélonious Goupil se dedica, velando por la economía de los proyectos, a diseñar objetos pensados en función de su contexto y de las técnicas que desembocan en su puesta en funcionamiento.
Graduado por la ENSCI en marzo del 2016, con la felicitación del jurado.

ENSCI, la escuela de todos los diseños

La École nationale supérieure de création industrielle - Les Ateliers (ENSCI-Les Ateliers), bajo la doble tutela de los ministerios de Cultur a e Industria, se cr eó en 1982 gracias al apoyo de Jean prouvé y Charlotte Perriand.

Catalogada como mejor escuela de diseño del mundo por R ed Dot Design en el 2011, es la primer a escuela nacional superior dedicada en e xclusiva a la creación industrial y al diseño.

Aglutina, desde un enfoque innovador, los campos de la cr eación industrial y el diseño de pr oducto con los del diseño digital, de espacio , de comunicación y de ser vicio.

Consulte la totalidad del contenido del dossier del mes