México : Un prometedor ecosistema de emprendimiento

En México, para luchar contra la problemática del agua, jóvenes emprendedores han elaborado un original concepto de identificación y promoción de soluciones innovadoras que está causando sensación.
Información básica
Incidencia
Varias regiones de México sufren la escasez de agua y más de 10 millones de personas no tienen acceso al agua potable.
Objetivo
Identificar y promover soluciones innovadoras en respuesta a las problemáticas del agua.
La respuesta de Veolia
Una asociación con la Ciudad de México, a través del SACMEX y Laboratorio para la Ciudad, y actores sociales para crear una incubadora de emprendimiento social que colabore con soluciones innovadoras propuestas por emprendedores que están en fase inicial.
Published in Noviembre 2017

La idea consiste en extraer agua del aire, un planteamiento nuevo que cobra especial interés en México, donde el acceso al agua a veces se convierte en toda una odisea.

Después de nueve años de esfuerzos, Miguel Beltrán y David Núñez tenían la sensación de no haber avanzado en la materialización de su proyecto. Sin prototipo para demostrar su viabilidad, sin financiación ni apoyo... En resumen, comenzaban a perder el ingrediente principal del éxito: la fe en uno mismo.

Un año más tarde, su Common Element, una máquina capaz de producir 5.000 litros al día a partir de la humedad de la atmósfera, está a punto de entrar en la fase de test industrial. Su tecnología de bajo coste y bajo consumo energético, que funciona incluso en climas secos y áridos, despierta el interés de patrocinadores y socios potenciales.
Para Miguel y David la suerte llegó con una convocatoria de propuestas lanzada por SenseCube México. Esta incubadora dedicada a las problemáticas del agua en un entorno urbano es una iniciativa impulsada por Veolia, en colaboración con las redes de emprendedores sociales MakeSense México, CO- y Ashoka, y el organismo encargado del agua en México (SACMEX) y el Laboratorio para la Ciudad. SenseCube México, lanzado en 2014, se apoya en una amplia comunidad de expertos, empresas, agrupaciones de interés y ciudadanos que desean ayudar a los emprendedores a crear y desarrollar modelos de negocio con un fuerte impacto social o medioambiental. SenseCube México forma parte de una iniciativa global de Veolia en materia de innovación, denominada Pop Up, que también se ha implementado en tres ciudades francesas.

Entre mentores y bootcamps

Common Element forma parte de los seis proyectos seleccionados en 2015 con motivo de la primera sesión de SenseCube, entre unas sesenta propuestas. La gran visibilidad generada durante este primer round, con más de 500.000 personas informadas vía las redes sociales y la publicación de unos treinta comunicados de prensa, permitió acelerar el ritmo. En la segunda sesión se eligieron seis proyectos y durante el verano se lanzará una tercera convocatoria de propuestas.

El programa de aceleración de SenseCube México tiene una duración de seis meses y se basa en un diagnóstico personalizado del marco y de los retos de cada proyecto. Después del primer mes, en el que se fijaron los retos y la hoja de ruta, los emprendedores se presentaron a la comunidad SenseCube México, en el “SenseMorning”. Arropados por estos mentores, los emprendedores participan en intensivas sesiones para transformar su idea en prototipo, pulir su modelo de negocio y activar su plan de comunicación digital. Con la agenda repleta de conferencias, exposiciones, talleres,... a veces combinados con eventos artísticos o incluso conciertos, la comunidad vive, crece y se abre al mundo.

Encadrés par des mentors, les entrepreneurs participent alors à des sessions « commando » intensives pour transformer leur idée en prototype, affiner leur business model et booster leur plan de communication digitale. Au rythme des conférences, exposés, ateliers… parfois combinés à des performances artistiques ou encore à des concerts, la communauté s’anime, grandit et s’ouvre au monde.  

 

Acelerador de conexiones

Al final del programa se organiza una “jornada demostración”, en la que se hace una simulación de cada proyecto ante un público formado por inversores, clientes potenciales y otros miembros de la comunidad.

“Pero la interacción con los emprendedores no se queda aquí”, indica María Fernanda Ramírez Castillo, directora de SenseCube en México. “Mantenemos vínculos estrechos, les informamos sobre las nuevas oportunidades que se presentan y los ponemos en contacto con prospects. También se convierten en miembros del amplio ecosistema que estamos implementando con la población y numerosas entidades, movilizadas para aportar ideas para luchar contra las problemáticas del agua en las ciudades. Un ecosistema que también puede beneficiar a nuestros cofundadores.”

Ahora que la nueva convocatoria de proyectos está en camino, SenseCube México y sus cofundadores trabajan para consolidar su nombre y visibilidad, ampliar su campo de influencia e implicar a nuevas entidades; universidades y también bancos que puedan aportar el capital de partida y asesoramiento financiero. Para Veolia la prioridad es reforzar las interacciones entre sus trabajadores y este ecosistema de innovadores y emprendedores para fomentar la emergencia de nuevos conceptos. En esta línea, el grupo desea crear una dinámica de cocreación inspirada en un flujo cada vez más potente de ideas innovadoras.