Veoliaforce, especialistas en logística de emergencia

La función de la fundación Veolia: suministrar lo antes posible agua potable a las poblaciones víctimas de grandes catástrofes. Este dispositivo de intervención de emergencia se basa en una red de voluntarios, colaboradores del Grupo.
Published in the dossier of Diciembre 2017

Un dispositivo todo terreno

Ciclón, terremoto, tsunami,... Hay muchas catástrofes devastadoras, y sus consecuencias perduran mucho tiempo. Entre las infraestructuras vulnerables tenemos las de producción y distribución de agua potable, a menudo dañadas o incluso totalmente destruidas.
El agua potable es una prioridad vital para evitar las epidemias los días posteriores a una catástrofe. Veolia implementó hace veinte años una fuerza de intervención de emergencias encargada de suministrar agua potable a las poblaciones afectadas hasta que las infraestructuras no vuelvan a operar con normalidad. Es solicitada como refuerzo por actores de la solidaridad internacional como el Ministerio de Asuntos Exteriores, la Cruz Roja, Médicos Sin Fronteras, Solidarités International, Première Urgence, Acción contra el hambre, Oxfam, UNICEF,... Con el tiempo la Fundación se ha convertido en uno de los principales colaboradores. Una vez obtenido el visto bueno para intervenir, el dispositivo se activa rápidamente. Los expertos de la Fundación deciden qué competencias se requieren para responder a las necesidades y seguidamente se ponen en contacto con los voluntarios, colaboradores del Grupo, que mejor responden al perfil.

“Estos voluntarios forman parte de una red de 500 trabajadores de Veolia que expresaron su deseo de poner sus competencias al servicio de causas humanitarias” indica Damien Machuel, jefe de proyecto en la fundación Veolia. Han recibido formación sobre situaciones de crisis y están listos para salir en un plazo de 24 horas en contextos difíciles si la situación lo exige.”

Estos voluntarios realizan misiones de un máximo de tres semanas y se turnan en el terreno hasta que el suministro de agua está garantizado.

“Admiro estos voluntarios, que, tras tres semanas en el terreno trabajando al 200 %, retoman su función en la empresa a su regreso”, subraya Damien Machuel. “¡Poner sus competencias al servicio de las poblaciones afectadas también recarga sus baterías!”